Memorias de una Guerrera: «Cuando la vida se torna complicada, ¿es la renuncia el camino más fácil?»

Memorias de una Guerrera”  es un apartado de mi Blog dónde podréis encontrar relatos sobre las andanzas por la vida de La Guerrera. Un personaje con el que espero que muchos de vosotr@s os sintáis tremendamente identificad@s.

Nuestra pequeña y gran protagonista compartirá con nosotros sus problemas, sus inquietudes sobre la vida, sus victorias y derrotas, en definitiva, todas las aventuras vividas a lo largo de su camino. Un camino que esperemos, sea largo…


 

lluvia-de-otoño (1)

Recuerdo perfectamente la sensación que se tiene cuando crees estar llegando a la cumbre de esa montaña que tanto te ha costado escalar. Una ascensión marcada por el esfuerzo, la dedicación y, en más ocasiones de las que a uno le gustaría admitir, el sufrimiento. Cada etapa más dura que la anterior. El miedo a lo desconocido, a sucumbir ante la grandeza de la montaña, vive presente en tu corazón a cada instante. Hasta que un día, consigues vislumbrar lo que parece ser la cumbre. La cima se alza ante ti desafiante, casi parece que puedes tocarla. Está ahí, justo delante de ti. Es ahí, cuando una fuerza insólita te empuja con vehemencia hasta lo más alto. Una fuerza de la que creías no disponer. Avanzas sin saber apenas cómo lo estás haciendo. Los últimos minutos se viven de forma intensa.

Sin embargo, al llegar arriba las cosas no parecen ser como uno esperaba. El camino de ascenso no acaba ahí.  Una nueva pared de piedra aparece ante ti. La sensación de desesperanza te inunda el alma. La tentación de regresar es tanta como la frustración que en ese momento se siente. Es entonces, cuando esa euforia desaparece, el cansancio latente en tu cuerpo comienza a apoderarse de todos y cada uno de tus músculos. «¿Descender o seguir adelante?», esa es la cuestión. 

Sabes que no puedes quedarte ahí durante mucho más tiempo, y que tienes que tomar una decisión, pero ¿cual?. Se inicia un diálogo interno conmigo misma y por mi mente aparecen de forma rápida los posibles pros y contras de cada opción: «¿Y si no lo consigo?, pero claro, renunciar ahora después de todo el tiempo y el esfuerzo dedicado, ¿qué pensarán de mi los demás?, o lo que es más importante, ¿cómo me sentiré yo si decido renunciar?, ¿podré perdonármelo?»

Entonces te das cuenta de que estando tan cerca de tu objetivo, apenas tiene sentido retroceder ahora. Pues eso supondría tirar por tierra horas de esfuerzo y dedicación. Cada paso dado ha supuesto un ejemplo de superación y valentía. Pasos que te han ido acercando poco a poco, y con dificultad, a tu sueño. Pero nadie dijo que fuera a ser fácil. Además, si no ahora, tendrá que ser más adelante. Si no es esta montaña, será otra la que se imponga en tu camino, y más tarde o más temprano, tendrá que ser escalada. 


Sin dificultad, no hay esfuerzo. Sin esfuerzo, no hay superación. A veces, aquellas cosas que queremos conseguir, parecen estar más cerca de lo que creemos. Sin embargo, en otras ocasiones, el camino para conseguirlas se alarga y no por ello debemos renunciar. Porque renunciar a seguir adelante, supone renunciar a nuestros sueños; a nuestro crecimiento como personas, y en definitiva, a nosotros mismos.

No hemos de olvidar nunca que rendirse, es siempre el camino fácil. Lo difícil es seguir adelante y conseguir lo que uno desea.

 Psicóloga Ainoha Orenes CV- 11.906

El Desván de la Psicología

sintexto

Deja un comentario