Propósitos para el Año Nuevo: ¿una realidad o un sueño?

Éste post va a dirigido a tod@s y cada uno de vosotr@s en particular…

El nuevo año se acerca y con él los nuevos propósitos. Tantas veces habrás oído la bien repetida frase de “Año nuevo, vida nueva”. Pero, ¿cuánto de verdad podrías decir que tiene dicha expresión?. 

El año nuevo parece ser el “gran momento” para plantearse “grandes cambios“. Todo el mundo lo dice: “para el próximo año, dejo de fumar”, “al próximo año, me apunto al gimnasio”, “al próximo año, encontraré trabajo”. Y como estos, millones y millones de propósitos. Algunos se cumplirán, otros tantos seguramente no lo harán. 

long_distance_running

En realidad me gustaría decirte, que lo importante ante la propuesta de establecer cambios en tu vida, no solo es el momento en el que se decide realizar ese cambio. Para llevar acabo la consecución de una meta, debemos tener en cuenta otros factores…

  • has de establecer claramente cuales serán tus objetivos,
  • cuales serán los pasos que debes seguir (pequeñas metas), y por último, pero no menos importante,
  • es necesario valorar los recursos de los cuales dispones para conseguir aquello que te propones. 

Muchas veces elaboramos grandes propósitos para el nuevo año. Depositamos toda la confianza en el hecho de que la llegada del nuevo año, será lo suficientemente motivante para impulsarnos a cambiar aquello que tan poco nos gusta. O creemos que será lo bastante poderoso para llevarnos a conseguir aquello que tanto anhelamos. Pero, en la mayoría de los casos, la motivación desaparece tras el paso días. Y eso que tanto anhelabas, comienza a ser pospuesto. El año nuevo ha llegado, y nos encontramos con algunos de esos propósitos, aún sin cumplir. Es inevitable que entonces te sientas triste, frustrad@, e incluso, culpable por lo que debería haber sido y no fue. 

Si te paras a pensar, seguro que alguna vez te ha sucedido algo similar pero, ¿qué hemos hecho mal?. El error ha sido olvidarnos de que cualquier momento es bueno para el cambio, siempre que las condiciones sean las adecuadas. Cualquier momento es bueno para dejar partir, para aceptar, para renunciar, para emprender, para progresar, para luchar…

Pero no basta sólo con tener intención de cambio, pues hay que estar preparado para mantener las condiciones que la nueva situación va a exigirte. Para ello se requiere voluntad, motivación y sobretodo, haber trabajado lo suficiente para allanar el terreno. Ese cambio puede estar orientado hacia ti mism@ o hacia los demás; hacia tu trabajo o carrera profesional; e incluso, puede ser una combinación de varios factores. Pero, como te he dicho antes, lo importante no solo es NO olvidar cual es tu objetivo final, sino cuales son los pasos que debes o no dar, para conseguirlo. Tampoco debes olvidar, que la fuerza para el cambio, ha de venir desde dentro.

“El aprendizaje da lugar al cambio, y el cambio, a su vez, da lugar al aprendizaje”

Todos tenemos sueños, algunos más realistas, otros quizás lo sean menos. Pero para estar vivo por dentro, y también por fuera, es necesario luchar por conseguirlos. Algunos, probablemente se queden en un simple esbozo, pero cierto es que durante el camino recorrido para intentar conseguirlos, es seguro que algo habrás aprendido. Aquí no ha lugar para la frustración. Todo lo contrario, has de procurar salir fortalecid@ de la experiencia. Y sobretodo, tener presente que también hay sueños, que bien sean grandes o pequeños, sí que se cumplen. Mostrándote así los placeres de la vida y dándote a su vez, un aliciente para disfrutar y seguir adelante. 

Sin más que decir, os deseo a todos, y en especial a ti, que estás leyendo esto…

¡Una Feliz entrada en el Nuevo Año! y ¡Una Feliz estancia en el Nuevo Año!

Imagenes-feliz-anonuevo

Psicóloga Ainoha Orenes CV – 11.906

El Desván de la Psicología

sintexto

 

Deja un comentario