Retos Personales en El Desván: “De Re – Forma”

El tiempo pasa y el Desván es cada vez un poquito más grande. Por eso, para seguir haciendo de ese Desván un lugar todavía más grande y acogedor para todas aquellas personas que habéis formado, formáis o, formaréis parte de él, a partir de hoy, El Desván de la Psicología contará con un nuevo espacio…

“Retos Personales en El Desván de la Psicología”, es un lugar desde el cual podéis crear y compartir vuestros propios “Retos Personales” (aprobar unas oposiciones, superar un problema, ponerse en forma, etc). Esperando que los demás también podamos aprender y sacar algo positivo de ello. Por supuesto, puede compartirse de forma totalmente anónima si así lo preferís.


Bien, ahora que ya sabéis de qué va, os diré, que para romper el hielo, seré yo quien comience compartiendo mi propio “Reto Personal” con todos vosotros.

Probablemente, a algunos de vosotros también os resulte difícil encontrar la chispa que encienda llama de la motivación por el deporte, así como conseguir que esa llama se mantenga encendida de forma habitual.

En primer lugar, partimos de la base de que establecer un hábito no siempre resulta sencillo. Nuestro cuerpo se acomoda rápidamente a llevar un estilo de vida sedentario, siendo cada vez más difícil romper esa inercia. Cuando reduces tu nivel de activación, el esfuerzo y la energía que debes invertir a la hora de realizar cualquier actividad (sobretodo si esta requiere esfuerzo físico), será muchísimo mayor. Por el contrario, si te has habituado a llevar un ritmo de vida más activo, el esfuerzo a realizar no será tan grande.

La teoría está clara, el truco está en crear el hábito y ya está. Parece fácil, ¿no?. Sin embargo, a la hora de ponernos en marcha, son muchos los factores que entrarían en juego y no siempre es tan sencillo, pero tampoco hemos dicho que sea Im – Posible. Vamos pues a la parte práctica, empezando por hacernos algunas preguntas…

  • “¿Me gusta mi estilo de vida?”
  • “¿Me gusta mi cuerpo tal y como soy?”
  • “¿Me siento bien conmigo mism@?”
  • “¿Gozo de un estado físico y mental saludable?”

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es NO, no lo dudes, ¡el momento de hacer reformas ha llegado!

Años atrás, dedicaba bastantes horas de mi tiempo a hacer deporte, pero tras una pequeña lesión, encontré la excusa perfecta para parar durante un tiempo. Sin embargo, ese tiempo se ha ido convirtiendo en años. Te dejas llevar por la inercia, la falta de tiempo y en definitiva, la falta de motivación. Ya sabéis, cuánto menos actividad tengo, mayores son las excusas que encuentro para no retomarla.

Sin embargo, actualmente, dado mi trabajo, me veo obligada a pasar varias horas sentada en una silla, lo cual comienza a pasar factura en muchos sentidos. Y por eso estoy aquí, compartiendo con vosotros mi propio “Reto Personal”, al que he decidido llamar “De Re – Forma”, pues mi objetivo final no es otro que volver a estar en forma.

ÁnimoCuando se trata de cambios, es importante saber dosificarlos bien, pues el camino será largo y si lo que pretendemos es obtener grandes resultados nada más empezar a caminar, es muy probable que nos vengamos abajo. Para ello es importante establecer pequeñas metas a corto, medio y largo plazo. De manera que a cada paso que demos, sentiremos que estamos consiguiendo algo.

Antes de plantearme este Reto más seriamente, decidí apuntarme a un gimnasio, estableciendo como “norma”, un mínimo de horas a la semana en las que debía asistir al gimnasio. Pero tras un mes de asistir, mi motivación comenzó a decaer. Había conseguido encender la llama y no quería que se apagase, así que, rápidamente busqué otra opción. Me puse en contacto con el Entrenador Personal Álvaro Alegre Chirivella.

La semana pasada tuve mis dos primeras sesiones y puesto que yo me mostraba algo reticente a entrenar en un gimnasio, Álvaro me propuso hacer algunos entrenamientos al aire libre, dónde trabajamos cómodamente con el material que él había preparado.

De este modo, he ido incluyendo algunos factores Motivacionales que, a corto y medio plazo, irán facilitando la consecución de objetivos. Aquí os enumero algunos de ellos:

  • entrenar al aire libre,
  • entrenar y conversar con alguien,
  • el compromiso de asistencia a los entrenamientos,
  • la posibilidad de variar el tipo de entrenamiento para no hacerlo aburrido o repetitivo,
  • aprender el modo correcto de hacer los ejercicios para evitar lesiones,
  • el aprendizaje guiado,
  • entrenamiento personalizado.

Si quieres publicar el tuyo propio, no dudes en contactar con El Desván.

Ainoha Orenes, Psicóloga en El Desván de la Psicología

13600301_1740815082853946_103033610712337691_n

 

Deja un comentario