Retos Personales en El Desván: “El Reto personal de Paco”

“Retos Personales en El Desván de la Psicología”, es un lugar desde el cual podéis crear y compartir vuestros propios “Retos Personales” (aprobar unas oposiciones, superar un problema, ponerse en forma, etc). Esperando que los demás también podamos aprender y sacar algo positivo de ello. Por supuesto, puede compartirse de forma totalmente anónima si así lo preferís.


Hoy un buen amigo y compañero de profesión se ha animado a compartir con todos nosotros su Reto Personal, esperamos que os guste.

Y a ti Paco, ¡Muchas gracias por poner tu granito de arena!

¡Hola a todos!

Cómo es lógico al principio de cada introducción, lo primero es presentarse. Me llamo Francisco, Paco para los amigos, y espero que aquí comience una historia de la que ya se han escrito un par de capítulos, y que espero que tenga un final feliz.

Os pondré en antecedentes: Hace unos días se pusieron en contacto conmigo desde eldesvandelapsicologia.com y me plantearon colaborar en una nueva sección de web en la que la gente que quiera pueda hablar acerca de un reto que quiera conseguir, ya sea a nivel de estudios, trabajo, … algún objetivo que tuviera marcado a medio o largo plazo.

Me pareció una gran idea, pues básicamente es lo que llevo haciendo desde hace una temporada en redes sociales, y el paso natural era volcar toda esta información en forma de blog, lo cual también es un reto para mí, así que el reto de mi reto se convierte en un nuevo reto a otro nivel. ¿No has entendido esta última frase? Normal, mi sentido del humor es un tanto peculiar, y va desde chistes estúpidos hasta juegos de palabras, dobles sentidos, ironías. La mayoría de las veces llego a la conclusión de que más que un chiste, lo que digo no son más que un conjunto de palabras que solo tienen sentido para mí.

Pero dejémonos de circunloquios que no llevan a ningún sitio y vamos al lío. Lo primero sería comentar cuál es mi reto, que en mi caso tiene una doble vertiente: por un lado, perder peso y por el otro, sacarme unas oposiciones, concretamente a Administrativo de la Junta de Andalucía.

Empecemos por la pérdida de peso. Siempre, o al menos desde la adolescencia, he sido un chico “entrado en carnes”. Nunca me había preocupado en exceso, aunque sí que es cierto que en el pasado he tenido periodos de dieta y ejercicio para perder algo de peso, con resultados diversos, pero en el fondo, sin tomármelo realmente en serio.

Hace como un año empecé a ir regularmente al gimnasio, y al subirme a la báscula, me di de lleno con la realidad: más de 140 kilos. Normal que cada 2 por 3 me doliera la rodilla izquierda a poco de empezar cualquier cosa. Así que la cosa no podía seguir así, y empecé a tomármelo algo más en serio; el resultado es que a veces bajaba peso y otras no, incluso lo subía, hasta que en marzo de 2016, llegué al límite: 147.3 kg. Y aquí es donde entra en juego la que debería ser una de las primeras normas de las pérdidas de peso, si no la primera: por mucho ejercicio que hagas, si no controlas lo que comes, no sirve de nada.

Y en estas estamos, unos meses más tarde, con algunos kilos menos ya, y dispuesto a seguir perdiendo peso, intentando hacer las cosas con cabeza, marcándome pequeños objetivos para conseguir en una semana, en un mes, saboreando cada pequeño progreso que voy haciendo. Porque ahora que me he puesto a correr, no estoy dispuesto a perder esta carrera.

Un saludo y gracias por leerme,

Paco.

Deja un comentario