Prevengamos el Acoso Escolar, ¿dejando fuera al Psicólogo?

La inminente necesidad de poner solución al Acoso Escolar, es algo que todos conocen y de lo que todos hablan. El acoso o bullying, ha existido desde siempre, pero son muchos los años que han tenido que pasar para que reciba su merecido nombre. Lo que algunos se empeñaban en catalogar como «cosas de niños», se está convirtiendo en un problema que pide a gritos ser abordado cuánto antes. Serán niños, pero no por ello son inmunes. Las secuelas que el acoso deja en ellos pueden ser, y son, devastadoras.

Apoyo EscolarCabría pensar que, cuando se trata de prevenir, se deberían tener en cuenta TODOS los factores que interfieren en dicho problema. Pero bien es sabido, que las cosas no siempre son como debieran ser. Permitidme que comparta con vosotros mi opinión. Aquí una historia (más real de lo que me gustaría) y sus protagonistas…

 

Un Ministerio de Educación que elabora un borrador del Plan Estratégico de Convivencia Escolar. Un Colegio de Psicólogos que manifiesta su disposición de colaborar en la elaboración de dicho Plan, a pesar de que esta colaboración no haya sido requerida. El Ministerio, da luz verde a la aportación de posibles mejoras al programa por parte del Colegio. El Colegio, inmediatamente, redacta su propuesta.

Un Borrador (el elaborado por el Ministerio) en el que se enumeran un sin fin de aspectos importantes a tener en cuenta, para abordar la problemática del Acoso Escolar. La Educación, en su papel fundamental junto al Profesorado, y a la implicación de las familias, pues ellas también forman parte inherente de la Comunidad Educativa. Todos ellos, aspectos indispensables a mi modo de ver. Sin embargo, me sorprende, o más bien me entristece que, al parecer, en dicho borrador no hay cabida ni para el Psicólogo, ni para la Psicología. Eso sí, el vecino que no falte. Cito textualmente un fragmento de dicho borrador: «En coherencia con los análisis existentes en la actualidad en materia de formación docente, se desarrollarán modelos democráticos de formación que abran espacios para ser compartidos con todos los agentes educativos que intervienen en la vida socio-educativa del estudiantado. Esto es, abrir la participación a familiares, voluntariado, asesorías, inspección, autoridades locales, vecindad y otros miembros de la comunidad educativa, para la construcción interactiva de significados».

4C_zps702bc2baPermitidme una aclaración, no digo que lo que aquí se cita no sea importante. Es más, insisto en que el papel de la Comunidad Educativa es primordial en estos casos.  Sobretodo, si lo que se pretende es abordar la situación desde todos los ángulos posibles. Educación y Profesorado, como miembros de dicha Comunidad, tienen adjudicado un rol fundamental. Una Educación, que ha de ir más allá que la que se imparte de puertas para adentro. Unos profesores, cuya intervención, al igual que formación, son necesarias para que puedan actuar correctamente. Pero, ¿hay cabida en todo esto para la figura del Psicólogo Escolar?

Un Psicólogo Escolar no es, o no debería ser, únicamente aquel que orienta sobre cual debería ser el itinerario profesional más apto para los alumnos. O el que detecta y trabaja las dificultades de aprendizaje. El Psicólogo Escolar, como miembro de la Comunidad Educativa, debería participar en la elaboración de programas dirigidos al desarrollo social y personal del alumnado.

Volvemos de nuevo a un Borrador que deposita toda su confianza en una Educación, que ha de crear ciudadanos ejemplares para el futuro. Una Educación, que potencie la transmisión de valores como el respeto, la tolerancia o la igualdad. Coincido plenamente en que, la Educación en Valores, debe ser uno de los pilares básicos de la educación que se imparte en los colegios. Además, de algo intrínseco a todas las asignaturas y que todo profesor, debería potenciar. Actualmente, son muchos los colegios que imparten la asignatura Educación a la Ciudadanía. Pero una vez más, me pregunto el porqué de crear una asignatura independiente y aislada de resto.

Afortunadamente, también hay centros que han ido añadiendo en su proyecto educativo otro de los pilares básicos en todo esto, la Educación Emocional. Porque está muy bien querer crear personas preparadas para el futuro, que sepan adaptarse socialmente a su entorno. Pero querer hacer eso sin antes construir una base, es como pretender empezar la casa por el tejado. Para que un niño sea capaz de ver a los demás como sus iguales, antes ha de ser capaz de entenderse y verse a si mismo. Para que un niño aprenda a respetar a los demás, antes ha de ser capaz de mostrar respeto hacia sí mismo. Se trata de una visión dónde el todo, es más que la suma de sus partes. No se puede pretender aislar, aquello que por naturaleza, viene unido a muchas otras cosas.

Cito aquí una parte del proyecto que propone el Colegio de Psicólogos, centrado precisamente en crear personas emocional y socialmente preparadas para el Mundo que nos rodea:

  • Implementar programas con un modelo integrador que permita potenciar el desarrollo personal y social del alumnado.
  • Programas estructurados con actividades secuenciadas según los cursos y las competencias que se van a desarrollar.
  • Estimular el desarrollo del autoconocimiento, autoconcepto, autoestima, regulación emocional, empatía, expresión de sentimientos, asertividad, escucha, resolución de conflictos.
  • Implementar programas de desarrollo de valores: respeto, ayuda, cooperación, tolerancia, amistad, solidaridad.
  • Implementar programas de intervención sistemática sobre el clima de convivencia del centro educativo, encaminados a crear un cultura de la no-violencia, donde los alumnos son los dinamizadores. Tutorías entre iguales. 

No se trata de dejar todo en manos de una única persona, no pretendo que el Psicólogo Escolar sea el héroe de esta historia. Lo que realmente me gustaría es, que ante un problema tan serio como este, se echase toda la carne en el asador, haciendo uso de todos los recursos de los cuales se dispone. Se trata de crear una Comunidad Educativa con TODOS sus componentes, todos y cada uno, sin excepción. Una Comunidad sólida, organizada y bien formada, para que de esta manera, niños, adolescentes y también familiares, no tengan porqué vérselas contra ese muro que no les deja avanzar, que les aísla y les impide ver la salida.

Enlaces al Plan Estratégico de Convivencia Escolar propuesto por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y a las Medidas Psicoeducativas para la Convivencia Escolar propuesto por el Colegio Oficial de Psicólogos.

Psicóloga Ainoha Orenes, CV – 11.906

DesvanLogo-sintexto

 

Deja un comentario